+34 915 919 104

 

EL DELITO DE ACOSO O STALKING.

EL DELITO DE ACOSO O STALKING.

El  delito de ACOSO (también llamado “stalking” o acecho) del art. 172 TER del Código Penal, fue incluido en el Código Penal mediante Ley Orgánica 1/2015. Castiga con prisión de tres meses a dos años o con multa de seis a veinticuatro meses a quien acose a una persona alterando gravemente el desarrollo de su vida cotidiana.

Para que la conducta se considere acoso es necesario que la actividad hostigadora sea insistente y reiterada, y a través de conductas tales como:

1ª Vigilar, perseguir o buscar la cercanía física de la víctima.

2ª Establecer o intentar establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o incluso por medio de terceras personas.

3ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, comprando productos o mercancías, o contratando servicios, o haciendo que terceras personas se pongan en contacto con la víctima.

4ª Atentando contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a la víctima.

Por otra parte, lo que define la conducta del acoso es la existencia de una estrategia sistemática de persecución, dirigida a una determinada finalidad.  Y debe alterar gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima. Por poner ejemplos, la sucesión de llamadas telefónicas a altas horas de la noche a la víctima, el seguimiento sistemático de la víctima por la calle, la continua remisión de mensajes de correo electrónico… Todo ello puede constituir un delito de acoso siempre y cuando obedezca a una verdadera estrategia tendente a comprometer la libertad y sentimiento de seguridad del acosado.

Para poder proceder contra el acosador es necesaria la denuncia de la víctima

Las penas contra el acosador se agravan considerablemente (prisión de 1 a 2 años) cuando el acoso se dirija hacia alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del art. 173 del Código Penal. Es decir,  su cónyuge – hombre o mujer – o sobre persona que esté o haya estado ligada a él o ella por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia. O sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en su convivencia familiar, así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados.

En estos casos no es necesaria la denuncia de la víctima para proceder contra el acosador.

En todos los casos es aconsejable para la víctima manifestar claramente al acosador – dejando constancia de ello a ser posible por escrito – que no desea ser molestada, y requerirle para que cese en la actividad de hostigamiento.

No hay comentarios

Escribir un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?