+34 915 919 104

 

CASO DE ÉXITO: INDEMNIZACION A PACIENTE POR INSUFICIENTE CONSENTIMIENTO INFORMADO SOBRE RIESGOS DE LA OPERACIÓN.

CASO DE ÉXITO: INDEMNIZACION A PACIENTE POR INSUFICIENTE CONSENTIMIENTO INFORMADO SOBRE RIESGOS DE LA OPERACIÓN.

CASO DE ÉXITO: INDEMNIZACION A PACIENTE POR INSUFICIENTE CONSENTIMIENTO INFORMADO SOBRE RIESGOS DE LA OPERACIÓN.

 El Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Madrid ha estimado una demanda  contra una Aseguradora por considerar que el “consentimiento informado” al paciente que proporcionaron la Clínica asegurada y el cirujano fue insuficiente, por genérico y por no describir los riesgos razonables de la intervención. Concede una indemnización por importe de 22.956.-€ más  intereses legales desde la primera reclamación a la Clínica. La demanda ha sido dirigida por dirigida por el Despacho JUAN MOLINS & ASOCIADOS .

El paciente fue sometido a una intervención quirúrgica en la columna vertebral. Sin embargo, en el proceso postoperatorio al paciente le sobrevino una fibrosis que le produjo serios dolores y complicaciones posteriores.   La fibrosis es una complicación típica de toda cirugía, que en el caso de intervenciones quirúrgicas de columna, es causa fundamental de un importante porcentaje de las llamadas “cirugías fallidas”.  Se ha cifrado por los peritos que esta complicación se da en un 30% de los casos.  Y aunque no en todos los casos de fibrosis se producen consecuencias invalidantes es un riesgo relevante típico. Por lo que tiene  suficiente entidad para incluirse por escrito en el consentimiento informado que ha de recabarse del paciente.

El consentimiento informado debe hacerse efectivo con tiempo y dedicación suficiente. Obliga tanto al médico responsable, como a los profesionales que le atiendan durante el proceso asistencial  a fin de que pueda adoptar la solución que más interesa a su salud. Deben hacerlo de una forma comprensible y adecuada que permita valorar las posibles consecuencias que pudieran derivarse de la intervención sobre su particular estado. Y a la vista de ello el paciente debe poder elegir, rechazar o demorar una determinada terapia por razón de sus riesgos e incluso acudir a un especialista o centro distinto.

En este caso, aunque el médico cirujano afirmó haber informado al paciente, no fue capaz de aportar al procedimiento el documento que lo acreditase. Tan sólo se aportó un documento de consentimiento informado por parte de la Clínica, que el Juzgado consideró “genérico”.

Y es que dicho consentimiento informado resultó ser “genérico” para “cualquier intervención quirúrgica u otras medidas diagnósticas y/o terapéuticas, en el que ni consta la dolencia, ni la intervención a realizar ni se identifica al  médico”. Tampoco está fechado y en el anexo los únicos riesgos que se describen son los derivados de la anestesia.  Por ello la Sentencia considera la existencia de un incumplimiento tanto por parte del médico  como de la Cínica, de su obligación de  informar “pormenorizadamente” de los riesgos de la intervención quirúrgica que le iban a practicar, especialmente respecto a la fibrosis y las posibles consecuencias de la misma en orden al fin terapéutico que pretendía obtener el paciente.

Se ha indemnizado la pérdida de oportunidad que para el paciente ha supuesto no poder valorar el alcance de las posibles contraindicaciones, antes de decidir operarse.

No hay comentarios

Escribir un comentario